Email de la paciente Patricia Betancourt 30 años. España  
|    

 

Desde que tengo uso de razón veía como mis manos, axilas y pies sudaban a mares, era un auténtico calvario que solo podían entender quienes lo sufrían, a veces quería morirme antes que seguir padeciendo esto, sentía que la vida había sido demasiado injusta conmigo al haberme tocado esta enfermedad que mantenía mi autoestima por los suelos, odiaba mis manos y pies por sudar de aquella manera, probé cuanta cosa me dijeron que servia para eliminarla, visite especialistas y un día, hasta mi madre trajo a casa a un supuesto sanador que aprovechándose de mi ansia por dejar de sudar me manoseo todo el cuerpo, hizo que tomara 12 pastillas diarias durante una semana hasta intoxicarme, porque según él así saldría el mal que llevaba dentro, obviamente después de aquello no volví a creer en curanderos. 

Un día leí en el Internet que el Doctor Camilo Osorio Barker había operado a mucha gente que como yo, padecían hiperhidrosis y en los testimonios contaban lo felices que eran en su nueva vida, después de la operación, al leer esto no me lo pensé ni un segundo, me puse en contacto con el doctor Osorio y a las dos semanas siguientes viaje a Colombia para que me operara. Me opero en la Clínica Soma de Medellín, fueron unas pocas horas en el quirófano y desapareció la pesadilla del sudor. 

La operación ha sido el mejor y mas bello regalo que he recibido jamás, no me pareció nada costosa, puesto que estaba dispuesta a hipotecar mi vida si con ello me quitaba ese problema de encima, prefería morirme antes que seguir así, eso no era vida, ni era nada. 

Puedo decirles con la mano en el corazón que después de que el doctor Camilo Osorio me ha operado, mi vida ha cambiado por completo, ahora mis manos y mis axilas están totalmente secas, mis pies solo sudan en caso de extremo calor, en verano me suda un poco el estómago y la espalda, pero es algo que no me incomoda mucho. Ahora soy una persona segura de si misma y más eficaz en mi trabajo, no arruino las hojas, doy la mano a la gente, he dejado de usar pañuelos y de secarme en la ropa, pero lo verdaderamente importante es que ahora llevo una vida normal y feliz. 

Patricia Betancourt

 
  migpat26@hotmail.com