Carta de la paciente Sara Restrepo

 

Hola soy Sara. Hasta hace poco sufría de enrojecimiento facial, lo que para mí era bastante traumático, tanto que evitaba a toda costa las reuniones sociales en recintos cerrados y enfrentarme a grupos numerosos de personas, todo por el temor a enrojecerme, reacción que no podía manejar y que finalmente terminaba haciéndome sentir vulnerable, bastante tonta y ridícula. 

Busqué ayuda médica (sicólogos y bioenergéticos) durante unos ocho años, encontrando que varios de estos profesionales me ayudaron a mejorar algunos aspectos de mi vida, pero este lastimosamente no. 

Hace un año ví en un programa de discovery health, un documental acerca de una cirugía llamada simpatectomía la cual disminuía el enrojecimiento facial y la sudoración en manos y cara y empecé a documentarme al respecto por medio del internet y la consulta de profesionales relacionados con el área. 

En una de esas consultas me contactaron con el Dr. Camilo Osorio Barker quien desde Bogotá me informó acerca del pros y los posibles contras de la cirugía. 

Este año luego de un sin número de problemas logré que la medicina prepagada me cubriera mi cirugía y estoy feliz. 

Pese al poco tiempo que llevo de operada he notado mis manos calientes cuando antes las mantenía frías, mi cara, mis manos y mis axilas están secas y no me he vuelto a ruborizar, razón principal de la operación. 

Finalmente me despido animando a las personas, que han estado buscando cambiar su vida al controlar las reacciones que se les salen de las manos, para que se operen y dándole las gracias al Dr. Camilo, médico estudioso talentoso al que Dios dotó de un gran carisma.